Just another WordPress.com site

HERBORISTERIA MÍSTICA

Volver al menú

LA HERBORISTERIA MÍSTICA 

 

 

AMAPOLA

Planta herbácea, de porte bastante pequeño, pues no llega a levantar más de medio metro del suelo; su tallo, bastante recto y velludo, está constituido por numerosos pelos rectos. Su ciclo vital no se prolonga más allá de diez meses, iniciándose en el mes de septiembre, con las primeras lluvias, y creciendo a lo largo del invierno para florecer ya en primavera.

Parece que es originaria del Extremo Oriente y que llegó a otros países como una contaminación de otros granos y semillas que procedían de aquellas tierras, asentándose con éxito en terrenos ricos en nitrógeno y campos abandonados. No requiere de ningún cuidado en especial.

La época de floración tiene lugar en primavera y verano. Las flores nacen de un capullo que hasta su maduración está como caído, mirando al suelo, posición que se regulariza al florecer, quedando totalmente erguido. De la recolección con fines alimenticios interesan las cabezuelas, pero con fines medicinales se prefiere recoger la hoja; esta tiene un sabor amargo característico, muy fuerte y persistente. Es mejor recoger las hojas del primer año, ya que son mucho. La recolección se realiza desde el mes de mayo hasta junio, a la espera de que la flor se abra por completo. En ese momento se cogen los pétalos, colocándolos en capas delgadas y procediendo a una desecación rápida y a la sombra; hay que removerlo frecuentemente para conseguir una mejor desecación.

La parte empleada son los pétalos, que contienen derivados antociánicos y alcaloides isoquinoléicos; estos últimos le confieren una acción sedante leve y espasmolítica, por lo que se utiliza en casos de ansiedad, insomnio, tos espasmódica frecuente en situaciones de procesos asmáticos, tosferina y espasmos gastrointestinales. Pero por la presencia de estos mismos alcaloides no se debe emplear con niños pequeños a no ser bajo control médico y de forma discontinua. Estas mismas precauciones habrá que tenerlas también en cuenta en caso de embarazo. Las semillas nunca se emplearán, ya que la cantidad de alcaloides que se encuentra en ellas es muy alta. Los pétalos contienen además mucílago, que confiere a la planta acción emoliente y béquica, por lo que refuerza su acción antitusiva. Frecuentemente se ha empleado también sobre piel y ojos en casos de conjuntivitis y blefaritis (inflamación de los párpados).

Infusión: Dos gramos de pétalos desecados se ponen en contacto con un cuarto de litro de agua hervido y caliente; se deja en contacto tres minutos, pudiéndose tomar hasta tres veces al día. También se puede preparar para aplicar sobre párpados y como baño ocular.

Extracto fluido: Se toman diez gotas en medio vaso de agua, dos veces al día. 

Polvo de planta: Se pueden tomar 300 miligramos de los pétalos pulverizados y secados, a lo largo del día.

Antitusivo. Sedante. Espasmolítico.

 PAPAYO

El fruto del papayo es uno de los más apreciados entre todos los productos arbóreos de América. No es extraño pues que reciba tantos y tan diversos nombres. 

Hábitat: originario de México, y extendido por regiones tropicales de América, África y Asia.

Descripción: Árbol dioico de 4 a 6 metros de altura, de la familia de las caricáceas. El tronco es cilíndrico, sin ramas, y de su parte superior nacen los frutos y las hojas. Los árboles de flores macho no dan frutos.

Partes utilizadas: el látex, las hojas y los frutos.

Propiedades e indicaciones: el látex y las hojas del papayo contiene papaína, una enzima proteolítica capaz de hidrolizar las proteínas, liberando los aminoácidos que las componen. La papaína actúa de forma similar a la pepsina y a la tripsina, enzimas contenidas en el jugo gástrico y pancreático.

También la papaína forma parte de diversos preparados farmacéuticos. Se usa en cirugía ortopédica para disolver el núcleo del disco intervertebral en caso de hernia de disco.
Tanto el látex como las hojas, convienen a quienes padecen insuficiencia de jugos digestivos, a menudo debido a gastritis o a pancreatitis crónica. Por su efecto vermífugo, son además muy útiles contra los parásitos intestinales, especialmente las tenias.
La papaya, su fruto, es rica en vitaminas A y C y aunque apenas contiene papaína, tonifica la digestión y normaliza el funcionamiento del intestino. El consumo de papayas resulta altamente recomendable en caso de colitis (incluso la ulcerosa), colon irritable y estreñimiento crónico.

Uso:el látex se obtiene practicando incisiones sobre los frutos verdes y sobre el tronco. Se toman de 10 a 20 grs. mezclados con miel y agua caliente, después de cada comida, seguidos de un laxante enérgico si se busca su efecto vermífugo. En infusión preparada con 30 grs. de hojas por litro, se toman 3 tazas diarias.

                                                                              ABEDUL

Son muchas las aplicaciones de este elegante árbol. Su madera, y sobre todo su carbón, son excelentes. Su corteza es impermeable, y con ella los pastores de antaño fabricaban vasos, y hasta polainas para la nieve.
Hábitat: se da en las montañas del norte de España y de Europa, y en el Canadá, donde forma extensos bosques, así como en otras zonas frías y montañosas del continente americano.

Descripción: árbol esbelto de hoja caduca, de la familia de las Betuláceas. Destaca en los bosques por la blancura de su corteza, que se desprende en finas laminas. Sus ramas jóvenes son colgantes, de ahí el nombre de Betula pendula, y con pequeños nódulos o verrugas, de donde le viene otro de sus nombres científicos: Betula verrucosa. Ofrece flores masculinas y femeninas en el mismo árbol.

Partes utilizadas:las hojas, las yemas, la savia y la corteza.

Propiedades e indicaciones:  las hojas y las yemas de abedul contienen sobre todo flavonoides (miricitrina e hiperósido), que le confieren un notable efecto diurético (eliminación de líquidos) ; y también principios amargos, taninos catéquicos y aceite esencial. Estas son sus aplicaciones:

  • Edemas: ayuda a eliminar los líquidos retenidos en el organismo, especialmente en caso de insuficiencia renal o cardiaca. A diferencia de otros diuréticos químicos, las infusiones de hojas de abedul no provocan la pérdida de grandes cantidades de sales minerales con la orina, ni irritan los tejidos del riñón. Por el contrario, son capaces de regenerarlo y desinflamarlo, haciendo disminuir la eliminación de albúmina con la orina en casos de nefrosis e insuficiencia renal.

  • Se usan también con éxito en el síndrome premenstrual. Tomando esa tisana durante los días precedentes a la regla, aumenta el volumen de orina y disminuye la hinchazón de los tejidos, especialmente en piernas, vientre y mamas.

  • Cálculos renales: las infusiones de hojas y yemas de abedul facilitan la eliminación de las arenillas de la orina e impiden que se formen cálculos renales. Se ha podido comprobar que, en algunos casos, pueden incluso disolverlos. El uso de la infusión se halla indicado tanto durante el ataque de cólico nefrítico (de riñón), como de forma continuada para evitar la formación de cálculos.

  • Depuración: las hojas y yemas de abedul poseen un efecto depurativo sobre las sustancias tóxicas que recargan la sangre, como el ácido úrico. De ahí que las tisanas preparadas con ellas resulten altamente beneficiosas en caso de gota o artritismo.

  • Afecciones de la piel: por su efecto depurativo, su uso por vía interna resulta indicado para limpiar la piel de impurezas en casos de eccemas crónicos y celulitis.

  • Llagas y heridas: en aplicación externa, por medio de compresas, las hojas y yemas poseen acción antiséptica y cicatrizante sobre llagas y heridas, debido a los taninos que contienen.

La corteza del abedul, como la del sauce y la de la quina, tiene propiedades febrífugas. Se toma en decocción para bajar la fiebre. Al principio de la primavera, antes de que salgan las hojas, serrándole una rama o pinchándole el tronco, el abedul puede proporcionar cada día varios litros de deliciosa savia. Esta savia tiene las mismas propiedades que hemos descrito para las hojas, pero además constituye una agradable bebida. Las aldeanas del norte de Europa la toman para disfrutar de un cutis tan blanco y limpio como la corteza del árbol.

Uso: internamente, en Infusión de 20 a 50 grs. de hojas y/o yemas por litro de agua. Se puede tomar hasta un litro diario. Como resulta un poco amarga, conviene endulzarla con miel o azúcar moreno. La adición de 1 gramo de bicarbonato sódico aumenta la eficacia de la tisana de abedul, pues sus principios activos se disuelven mejor en medio alcalino. También en decocción de corteza, de 50 a 80 gramos por litro de agua; hervir hasta que se reduzca a la mitad y tomar 2 o 3 tazas diarias endulzadas con miel.
La savia se ingiere diluida en agua (al 50%) a modo de bebida refrescante. Hay que evitar que fermente. Para uso externo, en compresas sobre la piel que se realizan con la misma infusión que se ha descrito para uso interno.

 

                                                                        ABETO

El abeto es un árbol de gran porte que puede llegar a alcanzar los 60 metros de altura; de tronco recto y corteza relativamente lisa, grisácea, con la copa piramidal, se mantiene verde todo el año. Las ramas las tiene ordenadas por pisos, extendidas. El abeto tiene flores machos y hembras, pero sobre el mismo pie. Forma piñas rollizas, de no más de 5 cm. de anchura, prolongadas y erguidas sobre las ramas, con las escamas que recubren las semillas.

Estas piñas no se desprenden del árbol, como hacen las de los pinos, sino que se descomponen en las ramas después de madurar y van soltando piñones y escamas, dejando así pelado el eje de la piña. Se cría formando abetales en la mayor parte del Pirineo, sobre todo en sus vertientes más septentrionales.

Florece en primavera y las piñas maduran durante el otoño siguiente. De la recolección interesan yemas, hojas, corteza y resinas.

De las yemas se saca una resina y una esencia compuesta de limoneno y pineno. De las hojas obtenemos glucósidos, piceina y también una esencia. En la corteza encontramos celulosa, minerales y taninos. Y por último en la resina tenemos el compuesto más característico de este árbol, que es la esencia de trementina: ésta se acumula en lagunas o vejigas corticales durante la primavera y el otoño; se presenta líquida y, aunque viscosa, es casi tan fluida como el aceite. Destilando esta trementina -generalmente en vapor de agua a temperatura no demasiado elevada- se obtiene la esencia, además de otros compuestos. La trementina de abeto ha gozado siempre de mucha fama entre las gentes de pueblo. Tiene propiedades balsámicas, expectorantes y antisépticas de las vías respiratorias y urinarias. En uso externo es rubefaciente, es decir, que aplicado sobre la piel la enrojece e inflama, aprovechándose esta virtud para aplicar sobre ella otros medicamentos que penetren mejor en la piel. Hay que recordar que, al tratarse de una esencia, se deben guardar las debidas precauciones por la posible aparición de irritaciones y alergias.

Infusión: A partir de las yemas o de las hojas.

Tintura: De 10 a 20 gotas de la tintura, tres veces al día.

Extractos: Se pueden encontrar tanto el extracto seco como el fluido, y ambos tienen idéntico uso. Además se puede usar de forma externa en baños, inhalaciones, linimentos, ungüentos o emplastos.

Balsámico, Antiséptico. Rubefaciente.

ABLANO Avellano Europeo

El avellano es un arbusto grande, de ramas pardas algo flexibles. Posee hojas alternas, rugosas y de forma ovalada, que suele perder en otoño para volver a recuperarlas en primavera. Tiene flores masculinas, recogidas en amentos de color amarillento. Los frutos son las avellanas, tan conocidas y apreciadas por todos.

El avellano florece a finales del invierno y principios de la primavera, antes de que se abran las hojas. De la recolección interesan en primer lugar las avellanas, muy apreciadas en pastelería y como alimento de alto poder calórico. También interesan, desde el punto de vista terapéutico, las hojas y la corteza; las hojas se arrancan del arbusto, con tiempo seco, y la corteza se recoge en primavera. Ambos se ponen a secar al aire libre o en secaderos a una temperatura máxima de 40º C.

Las avellanas contienen hasta un 65% de aceite, lo que las convierte en un gran alimento, aunque algunos expertos desaconsejan este fruto seco en ancianos porque dicen que eleva la tensión sanguínea. La corteza contiene materias tánicas, aceites y alcoholes; está especialmente recomendada -sobre todo por sus principios astringentes- para cortar hemorragias y diarreas. En las hojas también aparecen taninos y flavonoides, de efecto vasoprotector, astringente, venotónico y antiedematoso. En ocasiones se usan como sucedáneo de la hamamelis. En resumen, el avellano es utilizado por sus propiedades astringentes, antipiréticas y antiedematosas y está especialmente indicado en varices, hemorroides, gripe y heridas. En algunos pueblos se utiliza la cáscara de avellana -cocida y en tisana- para casos de retención de orina, aunque paradójicamente también se ha empleado popularmente para evitar que los niños se orinen en la cama.

Infusión de polen: El polen de avellano se puede utilizar en infusión como sudorífico; para ello se pone un poco de polen en agua hirviendo y una vez frío se toma en pequeñas tazas.

Infusión de hojas: A un litro de agua hirviendo se añaden 25 gr. de hojas de avellano; se templa y filtra para su empleo posterior en la limpieza de heridas y llagas.

Cocimiento de corteza: 35 gr. de corteza se añaden a un litro de agua; se deja hervir durante 20 minutos; luego se filtra y se endulza a gusto de cada uno. Se pueden tomar varias tacitas durante el día. Este cocimiento se utiliza como astringente y da mejores resultados con la corteza de la raíz.

En cualquier caso, la mejor forma de consumir este árbol es aprovechando sus exquisitos frutos, las avellanas: crudas, tostadas, en forma de horchata o simplemente machacadas con agua y azúcar.

Antipirético. Astringente. Antiedematoso.

ABREPUÑO

Durante muchos siglos la humanidad se ha servido de las púas de este cardo para cardar la lana. De ahí le viene su nombre. Aunque en la actualidad esta tarea se realiza con medios mecánicos, la cardencha sigue ofreciéndonos sus buenos servicios como planta medicinal.

Hábitat: común en suelos frescos y arcillosos de Europa central y meridional. Crece también en gran parte del continente americano.

Descripción: planta de la familia de las Dipsacáceas, que alcanza hasta un par de metros de altura. El tallo tiene numerosas espinas. Los capítulos florales, formados por la unión de muchas florecitas, son de color lila o rosa; terminan en unas púas de 6 a 10 cms. de longitud.

Partes utilizadas: la raíz.

Propiedades e indicaciones: toda la planta, y especialmente su raíz, contiene un glucósido llamado escabiósido, ácido salicílico y sales de potasio. Esto explica sus propiedades medicinales: diurética (aumenta la producción de orina) y sudorífica (aumenta la sudoración).
La raíz de la cardencha es un buen depurativo de la sangre. Sus efectos son moderados pero persistentes, y puede tomarse en cualquier cantidad, pues el organismo la tolera muy bien. Resulta especialmente útil en los siguientes casos:

  • Exceso de líquidos en los tejidos: edemas o hidropesía de cualquier causa.

  • Exceso de ácido úrico (artritismo). Favorece la eliminación del ácido úrico y de otras sustancias de desecho que circulan por la sangre.

  • Acné, eccemas y erupciones: aumenta la producción de sudor, y con ello la eliminación de sustancias que irritan la piel.

Uso: decocción con 40-50 gramos de raíz triturada en 2 litros de agua. Hervir hasta que el líquido quede reducido a la mitad. Filtrar y edulcorar con miel. Se beben varias tazas al día. El tratamiento debe durar varios meses.

 

ABROJO

El abrojo es una hierba perteneciente a la familia de las zigofiláceas. Se caracteriza fundamentalmente por arrastrar sus ramas por el suelo, las cuales pueden alcanzar hasta un metro de longitud. Las hojas se hallan enfrentadas y se componen de cinco a ocho pares de hojuelas. Las flores son pequeñas y el fruto seco.

Es una planta tan vellosa que en ocasiones toma un aspecto blanquecino. Se cría en bordes de caminos, zonas de mucho escombro y en general sitios incultos de toda la Península Ibérica. El abrojo florece en primavera y verano.

Con fines terapéuticos se recolectan las partes aéreas, lo que debe hacerse cuando los frutos hayan madurado. Los frutos contienen una sustancia de naturaleza glucósida, todavía no muy bien definida. Además, en toda la planta podemos encontrar saponinas esteroídicas. El resto de componentes de esta hierba no se conoce por el momento, aunque tampoco interesa saber más, ya que esta planta puede resultar tóxica a dosis medias por la presencia de las saponinas que antes mencionábamos; por tanto, su administración debe estar muy controlada y hay que recordar asimismo que se debe prescribir a dosis bajas.
Popularmente el abrojo se ha utilizado como analgésico moderado, diurético y espasmolítico por vía interna y astringente por vía externa. En algunas zonas se le atribuyen además propiedades como hipotensor, es decir, que reduce la tensión arterial. En cuanto a sus frutos, se utilizan como tónicos y en algunos sitios se emplean como astringentes en hemorragias y disentería. Pero no hay que olvidar que en toda la planta se hallan las saponinas esteroídicas, tóxicas a dosis altas. Por tanto,
no debe emplearse si no es por prescripción del médico.

Infusión: Partimos de las partes aéreas de la planta. Se toma una cucharadita pequeña de la misma y se añade una taza de agua hirviendo. La dosis usual es de 2 a 3 tazas al día.

Decocción: Es más popular preparar una decocción al 2-4%, o una maceración al 2%, tomando 11/4 l. al día en ayunas.

Uso externo: En forma de lavados, compresas o fricciones, se emplea la decocción sobre heridas aftas o eccemas.

Analgésico. Diurético. Hipotensor.

 

ABROTANO

No tiene relación con el llamado abrótano hembra, que pertenece a otra familia botánica, pero si con el ajenjo. Se diferencia de este porque tiene las hojas mas finas y, sobre todo, por su grato olor y sabor a limón.

Se ha cultivado en Europa como planta aromática y medicinal.

Propiedades e indicaciones: como tonificante el cuero cabelludo se aplica una infusión de 30 grs. por litro en loción, que hace que se fortalezcan los folículos pilosos y evita la caída del cabello (forma parte de champús y preparados cosméticos). Es vermífugo (expulsa los gusanos intestinales) y emenagogo (facilita la menstruación).

Uso: tomado en infusión de 10 a 20 grs. por litro. También se usa como insecticida.

 

ABROTANO HEMBRA

Esta planta, que gusta del sol mediterráneo, se la llama guardarropa, porque, colocados sus ramilletes floridos en los armarios, protege a la ropa de la polilla y otros insectos.

Hábitat: planta propia de los países mediterráneos, donde prefiere los pedregales de terrenos calcáreos. Se cultiva en jardines y huertos. 

Descripción: planta vivaz de la familia de las Compuestas, que alcanza de 20 a 50 cms. de altura. Sus hojas son vellosas, y se hallan muy finamente divididas, por lo que recuerdan a las del ciprés. Flores terminales de color amarillo oro. De olor fuerte y sabor amargo.

Partes utilizadas: las cabezuelas florales y las semillas.

Propiedades e indicaciones: toda la planta, y especialmente las cabezuelas florales, contienen hasta el 1% de esencia, compuesta de una cetona (la santolinona), y un éster de naturaleza fenólica. Otros de sus componentes son: taninos, resinas y un principio amargo. Sus propiedades son muy semejantes a las de la manzanilla:

  • Tónico estomacal, digestivo y antiespasmódico: planta ideal para facilitar la digestión de los que padecen del estómago.

  • Vermífugo: muy útil contra los áscaris y oxiuros (parásitos intestinales) frecuentes en los niños.

  • Emanogogo de efectos suaves: provoca la menstruación.

  • Aplicado externamente, en el agua de baño, el abrótano hembra proporciona un grato efecto emoliente (desinflama la piel), relajante y sedante. 

Uso: En infusión preparada con 6 o 7 cabezuelas florales por taza de agua. Se ingiere una taza después de cada comida. También se toman de 3 a 5 gotas de la esencia, 3 veces al día. Como vermífugo se puede tomar en infusión de una cucharadita de postre de semillas por taza de agua, que se toma todas las mañanas durante una semana -repetir otro ciclo igual al mes-. En polvo de semillas,  de 2 a 4 gramos  diarios mezclado con miel o zumos. Para uso externo se toman baños calientes que se realizan vertiendo en el agua del baño 2 litros de infusión hecha con un puñado grande de cabezuelas florales; o bien, añadiendo de 10 a 20 gotas de esencia en la bañera.

 

 

AJENJO

Planta dedicada por los antiguos griegos a Artemisa (Diana, para los romanos), diosa de la fecundidad. Sin duda que para ello influyó su notable efecto sobre el útero. Ahora bien, lo que más ha contribuido a su difusión en los últimos tiempos, ha sido sin duda su virtud aperitiva y estomacal. El vermú es un licor a base de ajenjo, pues Wermuth es precisamente el nombre en alemán de esta planta.

En el siglo pasado, cuando todavía se empleaban muchos remedios de forma empírica, sin un conocimiento de sus verdaderos efectos, se pensó que el estimulante licor de ajenjo, obtenido por maceración en alcohol, era una panacea. Hasta tal punto se ahuso de él, especialmente en Francia, que se produjeron graves intoxicaciones agudas y crónicas, e incluso muertes, como la del poeta francés Verlaine.

Hábitat: Propio de lugares montañosos del sur de Europa. Abunda en cunetas y terrenos secos.En otros tiempos era cultivado.

Descripción: Planta vivaz, de la familia de las Compuestas, de 40 a 80 cm de altura, toda ella recubierta de un fino vello que le da un aspecto plateado. Las flores, amarillas, se agrupan en cabezuelas. Partes utilizadas: las hojas y las cabezuelas florales.

Parte empleada: las hojas y las sumidades floridas.

Propiedades e indicaciones: el uso del ajenjo como planta medicinal, se halla libre de los desastrosos efectos de los licores que se producen con él; entre otras cosas, porque su fuerte sabor amargo lo hace poco apto para un consumo abundante. Contiene principios amargos (absintina), a las que debe sus propiedades digestivas; aceite esencial rico en tuyona, de acción vermífuga y emenagoga, pero tóxica en dosis altas; sales minerales (nitrato potásico) y taninos. Aplicado correctamente, el ajenjo nos ofrece unas interesantes propiedades medicinales, que mencionamos a continuación:

  • Tónico gástrico: como todas las plantas amargas desarrolla un efecto tónico sobre el estómago, aumentando el apetito y estimulando la secreción de jugos gástricos. Conviene pues a los inapetentes y a los dispépticos (que padecen de digestiones pesadas). No así a los ulcerosos y a los de temperamento sanguíneo, pues el aumento de secreción de jugos gástricos les resulta perjudicial. Como. bien indica Font Quer, «el ajenjo no debe tomarse sin necesidad».

  • Colerético: por el hecho de aumentar la secreción biliar, ejerce sobre el hígado una acción favorable, descongestiva y de estímulo de sus funciones. Resulta apropiado en los casos de insuficiencia hepática, y en la fase de convalecencia de las hepatitis víricas.

  • Vermífugo potente: los adultos lo llegan a tomar, aunque resignados; pero los niños lo rechazan abiertamente. Para ellos es mejor utilizar otros vermífugos.

  • Emenagogo potente: actúa sobre el útero (matriz) provocando la menstruación; pero además, normaliza los ciclos. Se recomienda, pues, para las jóvenes pálidas y debilitadas, que usualmente padecen de reglas irregulares y dolorosas. Avicena, el renombrado médico hispanoárabe del siglo XI, lo prescribía «para calmar a las mujeres agrias y biliosas».

Uso: en infusión con de 10 a 20 grs. de planta por litro de agua. Para suavizar su amargor, se le puede añadir una cucharada de una de las siguientes plantas: regaliz, menta o anís. Endulzar con miel. Para los trastornos digestivos, se toman 1-2 tazas diarias, antes de las comidas. Para los trastornos de la menstruación, se toman 2 tazas diarias de esta tisana, durante la semana anterior a la fecha en que se espera la regla. En maceración: Se ponen unos 100 g de flores secas en un litro de aceite de oliva. Dejar reposar durante un mes. Una cucharadita de postre de este aceite en ayunas, y otra antes del almuerzo (comida del mediodía), para las afecciones de la vesícula biliar. Como insecticida: la infusión de ajenjo es un eficaz insecticida. Pueden rociarse con ella los animales domésticos y las plantas. Como loción aplicada sobre la piel, ahuyenta a los mosquitos. Y colocando ajenjo seco en saquitos de tela entre la ropa, evita eficazmente la polilla. 

Precauciones: A dosis elevadas puede provocar temblores y convulsiones. Deben abstenerse del ajenjo las mujeres embarazadas debido a su posible efecto abortivo, así como las lactantes ya que se elimina por la leche y resulta nocivo para el bebé. Tampoco conviene a quienes padecen úlcera gastroduodenal o gastritis.

 

AJO

Oriundo de Oriente Próximo, se conoce desde la antigüedad tanto por sus propiedades como por servir de condimento en otras culturas como la egipcia, griega, romana y árabe. La planta puede alcanzar hasta los 50 centímetros de altura y cuenta con un tallo cilíndrico y recto que se curva después de la floración; sus hojas presentan nervios paralelos y son finas y planas en la parte baja; nacen de un bulbo subterráneo (la tradicional cabeza de ajo), que es la parte que se emplea. En personas muy sensibles puede producir molestias gastrointestinales, dependiendo de la dosis consumida, y en algunos casos incluso reacciones alérgicas leves con irritaciones cutáneas.

La floración es en primavera y verano, y la recolección del bulbo se efectúa justo al inicio de la misma. La siembra de los bulbillos se lleva a cabo en otoño. Tradicionalmente los ajos se presentan en clásicas “ristras”, es decir, en trenzas de hojas, con los bulbos muy ordenados; su almacenamiento en sitio fresco y bien ventilado prolonga su conservación.

Se emplea como diurético, antiséptico, antifúngico, hipotensor, hipocolesterolemiante, antiateromatoso, antiagregante plaquetario e hipoglucemiante. Se usa también en la prevención de trombos. En la antigüedad se empleaba como bactericida en infecciones, cólera, difteria…, y se ha demostrado que puede emplearse satisfactoriamente para matar ciertas especies dañinas del tracto intestinal, sin afectar en absoluto las especies necesarias para su buen funcionamiento. Gracias a que elimina el aceite esencial a través del sistema respiratorio, cuenta también con propiedades balsámicas y expectorantes además de antisépticas. Por esta razón se ha empleado popularmente en casos de tuberculosis, gangrena pulmonar y tosferina. Posee cualidades rubefaccientes aplicado por vía externa y después de ser machacado.

Tinturas: De 20 a 40 gotas al día, repartidas en varias tomas.

Esencia: 0.2 gramos en cápsulas blandas o en soluciones alcohólicas u oleosas, antes de las dos principales comidas.

Planta seca: De 0.4 gramos a 1.5 gramos al día, en varias tomas. En la actualidad existen preparados estandarizados en grageas, de doble recubrimiento para evitar malos olores y conseguir así un tratamiento regularizado y constante. Las dosis muy elevadas pueden ocasionar envenenamiento, con vómitos, colapso y convulsiones.

Hipotensor. Antiséptico. Antifúngico.

 

ANGELA

Es una típica planta norteña. En Groenlandia forma grandes extensiones, y sus habitantes la usan abundantemente desde tiempos remotos. Al no ser planta mediterránea, no pudo ser registrada por los grandes médicos y botánicos de la antigüedad clásica. Se comenzó a usar en Europa en la Edad Media, durante las grandes epidemias de peste.

Muchos apestados la buscaban desesperadamente como el último remedio antes de rendirse a la muerte, ya que se había propagado una leyenda, según la cual el arcángel Gabriel la mostró a un sabio ermitaño, para que pudiera combatir la peste. De ahí que monjes y frailes la cultivaran en sus conventos, con el fin de elaborar con ella diversos tipos de remedios, desgraciadamente todos en forma de licor alcohólico.

Hábitat: originaria del norte de Europa y de Asia, aunque su cultivo y su uso se han extendido por todo el mundo. Prefiere los lugares fríos y húmedos, cerca de ríos y pantanos.

Descripción: planta herbácea de la familia de las Umbelíferas, que suele medir 1-2 m de altura. Su 

tallo es grueso y acanalado, en cuyo extremo se encuentran las flores distribuidas en forma de umbela. Existe cierto riesgo de confundirla con la cicuta, que también pertenece a la misma familia, aunque sus diferencias son significativas. Además la angélica desprende un agradable aroma entre picante y dulzón, mientras que el de la cicuta es muy desagradable.

Partes utilizadas: la raíz sobre todo, y también las hojas tiernas y las semillas.

Propiedades e indicaciones: la angélica se recomendaba para una larga lista de dolencias, desde la peste hasta el reuma, como si de una panacea se tratase. Sus principios activos son el felandreno, de acción digestiva y espasmolítica, y la angelicina, que ejerce una acción sedante y equilibradora sobre el sistema nervioso. A estos dos principios activos se deben sus auténticas propiedades medicinales:

  • Digestiva y carminativa: es un gran tónico y estimulante de las funciones del aparato digestivo. Aumenta el apetito, facilita la digestión, aumenta la secreción de jugos gástricos, y elimina los gases y fermentaciones intestinales. Es la planta por excelencia para los inapetentes, debilitados y dispépticos. Resulta muy indicada para quienes padecen de estómago caído o atónico (ptosis gástrica). Da buenos resultados en caso de jaqueca de origen digestivo.

  • Tonificante y equilibradora del sistema nervioso: Resulta muy útil en los casos de depresiones, neurosis y debilidad nerviosa. Se recomienda también a estudiantes en época de exámenes, personas con estrés, convalecientes de enfermedades debilitantes, y, en general, a todos aquellos que tengan que superar alguna prueba difícil.

  • Los baños con agua de angélica tienen un efecto muy saludable sobre el sistema nervioso.

  • Tiene también efectos diuréticos y expectorantes, aunque de menor intensidad que los anteriores.

Uso: en infusión o decocción que se realiza con la raíz triturada, que es la parte mas activa de la planta, a razón de 20 a 30 gramos por litro de agua. También se pueden añadir hojas tiernas y semillas. Se toma una taza de tisana antes de cada comida, hasta 3 al día.
Para uso externo, se usa en baños con una decocción con 100 gramos de planta en un litro de agua, que se añade al agua de baño.
Precauciones: es importante no preparar licores con esta planta, ya que los efectos nocivos -debido a su elevado contenido alcohólico- superan a sus posibles propiedades medicinales.

 

AJONJOLI

Esta planta oleaginosa ya se cultivaba en la antigüedad en Mesopotamia, India, Egipto, China y Grecia, y sus semillas eran muy apreciadas como condimento y alimento exquisito y energético. En la tumba de Ramsés III (siglo XIII a.C.) puede verse en un frasco como los egipcios ya añadían sésamo a la masa del pan. Actualmente sigue siendo de uso popular en países orientales y americanos, donde incluso se prepara con él una bebida similar a la horchata, que toman las mujeres para favorecer la secreción láctea cuando amamantan.

Hábitat: ampliamente cultivado en los países de Oriente Medio y en la India, de donde es originario. Actualmente, su cultivo se ha extendido a otras regiones tropicales y subtropicales de América, África y países mediterráneos.

Descripción: planta herbácea de la familia de las Pedaliáceas, que alcanza hasta 1,5 metros de altura. Sus flores son de color blanco, rosa o púrpura. Sus frutos son unas cápsulas algodonosas que contienen varias semillas aplanadas de 2 a 5 mm de longitud, que normalmente son marrones; aunque las hay también de color blanco, rojo y negro, según las variedades.

Partes utilizadas: las semillas. 

Propiedades e indicaciones: las semillas de sésamo contienen una amplia variedad de principios nutritivos de alto valor biológico:

  • Lípidos o grasas (52%), prácticamente todas ellos constituidos por ácidos grasos insaturados, lo cual les confiere una gran eficacia en la reducción del nivel de colesterol en sangre. Entre las grasas del sésamo se encuentra la lecitina, que es un fosfolípido (grasa fosforada) que desempeña una importante función en nuestro organismo. Es componente esencial del tejido nervioso, y también se encuentra en la sangre, el semen y en la bilis; e interviene en la función de las glándulas sexuales. La lecitina es un poderoso emulsionante, que facilita la disolución de las grasas en medio acuoso. Una de sus funciones en la sangre, consiste en mantener disueltos los lípidos en general, y especialmente el colesterol, evitando así su depósito en las paredes arteriales (arteriosclerosis). El sésamo es, junto a la soja, el vegetal más rico en lecitina.

  • Proteínas (20%) de alto valor biológico, formadas por 15 aminoácidos distintos con una elevada proporción de metionina (aminoácido esencial).

  • Vitaminas, especialmente la E (tocoferol), la B1 o tiamina (0,1 mg por 100 g), y la B2 o riboflavina (0,24 mg por 100 g).

  • Minerales y oligoelementos diversos, especialmente calcio, fósforo, hierro y magnesio, cobre y cromo.

  • Mucílagos a los que debe su acción laxante suave.

A la vista de la composición de esta pequeña semilla, no extraña que en los países orientales se la considere como restaurador de la vitalidad y de la capacidad sexual. Entre sus muchas aplicaciones, señalamos las siguientes:

  • Problemas nerviosos: agotamiento nervioso o mental; estrés; pérdida de memoria; melancolía; depresión nerviosa; irritabilidad o desequilibrio nervioso; insomnio. Es un excelente complemento nutritivo para quienes están sometidos a gran actividad mental o intelectual, y desean mantener un buen rendimiento.

  • Sobrecarga física: entrenamiento deportivo, embarazo, lactancia, convalecencia después de intervenciones quirúrgicas o de enfermedades.

  • Falta de rendimiento o de capacidad sexual, tanto en el hombre como en la mujer.

  • Disminución del colesterol en sangre; arteriosclerosis; prevención del infarto de miocardio y de la trombosis arterial.

Uso: las semillas de sésamo pueden tomarse crudas o ligeramente tostadas. Para ello, primero se ponen a remojo en agua, y después de dejarlas reposar durante unos 15 minutos, se pasan por un colador, procurando no verter el poso. De esta forma se eliminan las piedrecitas y la tierra que pudieran contener. A continuación se tuestan en un sartén, removiéndolas constantemente con una cucharada de madera para evitar que se quemen. Se guardan en un frasco de vidrio. Se toman 2 o 3 cucharaditas de las de café después del desayuno y después del almuerzo (comida del mediodía. Existen otras tres formas tradicionales de preparar el sésamo con las que también se aprovechan sus propiedades:

  • Aceite de sésamo: puede usarse como cualquier otro aceite vegetal. Es muy estable al enranciamiento.

  • Tahín: pasta muy sabrosa que se obtiene moliendo las semillas. Sustituye con ventaja a la mantequilla y la margarina.

  • Gomasio: pasta formada por unas 15 partes de sésamo triturado y una de sal marina. Es además un excelente condimento.

 

ALBAHACA

La albahaca es una planta herbácea de la familia de las labiadas, originaria de los países tropicales; es muy común en nuestro país, donde se cultiva en jardines y macetas. Es una hierba muy ramosa, con hojas aovadas y enteras. Las flores se disponen en largos ramilletes terminales. Es una planta muy aromática y perfumada, que se ha utilizado desde siempre para dar sabor y aroma a muchas salsas y guisos.

Florece en verano, aunque puede variar en función de cómo y dónde se haya cultivado. La sabiduría popular recomienda llenar la maceta de conchas de caracoles para criar estupendas albahacas. Asimismo, se advierte que no le dé mucho el sol y que no reciba más agua de la necesaria. Con todos estos pequeños trucos, se puede lograr un cultivo de albahaca muy fructífero y aromático. En cuanto a la recolección, lo que interesa principalmente son las hojas y sumidades floridas. Las hojas se utilizan tanto frescas como desecadas, pues no pierden el aroma tras el proceso de secado. Lo principal de esta aromática hierba es la esencia, cuya cantidad y calidad varía dependiendo de su procedencia. Por regla general se encuentra en mayor cantidad en las sumidades floridas, aunque siempre hay excepciones.

Esta esencia es rica en metilcavicol, linalol, cineol y eugenol; además de estos compuestos, también encontramos saponinas en su composición. Esta esencia confiere a la planta propiedades aperitivas, digestivas, espasmolíticas, carminativas, ligeramente sedantes y, en uso externo, analgésicas, vulnerarias y antisépticas.  Por todo ello, está especialmente indicada en desnutrición, digestiones lentas y pesadas, espasmos del aparato digestivo, jaquecas y tos convulsiva. Externamente se puede utilizar con buenos resultados en heridas, eczemas y mialgias (dolores musculares).  Pero recordemos que las esencias pueden producir cuando menos irritación de las mucosas y, en el caso particular de esta esencia, usada en dosis más altas de lo habitual, puede producir efectos narcóticos. En muchos sitios de veraneo existe la tradición de comprar una macetita de albahaca para combatir las plagas de insectos y mosquitos que normalmente turban el merecido descanso estival. En realidad no está comprobado que ahuyente a los alborotadores bichos; pero sin duda alguna la albahaca daña mucho menos la capa de ozono que cualquier insecticida de los que se usan hoy día.

Infusión: 5 gr. de hojas frescas se añaden a una taza de agua hirviendo; se añaden unas gotas de limón y un poco de azúcar. Se puede tomar una taza después de las 3 principales comidas.

Esencia: Tomar de 2 a 3 gotas, 3 veces al día, al final de las comidas. No sobrepasar esta dosis.

Polvo: La albahaca pulverizada se ha utilizado mucho como el rape para provocar el estornudo. En el mercado farmacéutico existen muchos preparados con albahaca. El mejor empleo que se puede dar a esta planta es como condimento alimentario, en guisos, sopas, etc., a los que da un gusto y aroma exquisitos, como muchos saben.

Aperitivo. Digestivo. Sedante.

ALCACHOFA BORRIQUERA

La alcachofa borriquera se puede encontrar en toda Europa y Rusia. Crece junto a bordes de caminos y descampados. Tiene un tallo de hasta 2 metros de alto, con espinas, y poco ramificado. Sus hojas tienen aguijones y cabezuelas aisladas.

Contiene alcaloides, aesculina, flavonilglucósidos, tanino, principios amargos, entre otros componentes menos importantes.

Es un antiguo remedio casero que se usa contra la tos, las dolencias de la vejiga y las heridas mal cicatrizadas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.